Etiqueta: Sidegap

Los invito a ver el Panel PLATAFORMAS DE SERVICIOS OTT RETOS EN MATERIA DE COMPETENCIA. Aquí discutimos algunos puntos sobre la importancia de permitir las nuevas economías y promover las nuevas dimensiones digitales de la vida,  en contravía de quienes pretenden regular, restringir y prohibir servicios para defender los intereses de quienes hoy lideran la economía tradicional.

 

sic

 

Superintendencia de Industria y Comercio, 5to. Congreso Internacional de Libre Competencia Económica. Cartagena, Agosto 31 y septiembre 1 de 2017.

22 Sep 2017 – 9:00 PM

img-20170928-wa0016

Esta semana, el presidente Rajoy, de España, refiriéndose al desafío constitucional de Cataluña, decía que “votar sólo es sinónimo de democracia cuando se hace de acuerdo a la ley. Nadie puede pretender situarse por encima de ella”. Opinión pertinente en su contexto, pero también en el nuestro, en donde asistimos al descuadernamiento de la institucionalidad por cuenta del uso y abuso de los mecanismos de participación ciudadana en ausencia de reglas claras y a merced de las agendas políticas de turno.

Para ilustrar sólo es necesario recordar. Este año se cuentan más de 100 revocatorias al mandato, todas sin éxito, impulsadas generalmente por quienes tienen pretensiones electorales. Son más de 50 los municipios que en los últimos años han optado o están en proceso de decidir por la vía de la consulta popular si quieren petróleo y minería en su jurisdicción, desafiando así el ordenamiento territorial, sustituyendo a las autoridades técnicas de licenciamiento, prohibiendo actividades legales, ignorando el papel del Estado en el manejo del subsuelo y expropiándole al Gobierno la conducción de la economía. Ya se anuncian consultas contra granjas avícolas, porque la gallinaza huele feo, y un creativo diputado hace poco propuso también una consulta popular para que se mantenga una carretera, pero se excluya el peaje que la hace viable. ¡Espectacular!

17 JUN 2016 – 9:00 PM
Nicolás Uribe Rueda

Colombia está en medio de una discusión absurda, políticamente orientada para plantear mentirosos dilemas entre las actividades mineroenergéticas y su compatibilidad con el agua, la agricultura, el medioambiente y las costumbres de las comunidades.

Es increíble, pero aquí aún encuentra eco la idea de que al explotar una mina la gente debe decidir entre el oro y la vida o cuando se extrae petróleo se debe renunciar a tener fuentes hídricas.Bello Horizonte, en Brasil, es una ciudad de más de dos millones y medio de habitantes rodeada por minas a cielo abierto, algunas en operación y otras en proceso de reforestación (No tienen que ir, basta verlo en Google Earth). Como es obvio, no hay una crisis de sed ni una epidemia de intoxicaciones. Esta ciudad es la capital del Estado de Minas Gerais (Minas Generales) y su equipo es el Atlético Mineiro (El noveno más costoso de la liga brasilera).La Mina el Teniente, en Chile, es la explotación subterránea de cobre más grande del mundo. Está ubicada a 50 kilómetros, aguas arriba, de la ciudad de Rancagua, en el valle del Cachapoal, en donde el 80% del área plantada se dedica a la producción de los deliciosos vinos chilenos.

Claramente esto demuestra que tanta amenaza y falso dilema solo tiene sustento ideológico, lleno de prejuicios, capaz de generar conflictos que priven a la gente de las oportunidades que brindan actividades legales que se pueden hacer con perfecto apego y vigilancia a estándares internacionales que garantizan la protección del ambiente y la conservación de las fuentes hídricas y las culturas tradicionales.

Pero siendo francos, lo que sucede en Colombia no es una discusión sino una guerra, una ofensiva contra las actividades extractivas y la industria mineroenergética. No de otra forma se explican tantos elementos que intrigan para que cada día sea más difícil perforar un pozo petrolero, construir una mina o hacer una hidroeléctrica.

Junio 3 de 2016

Nicolás Uribe Rueda

Los colombianos vivimos un frenesí noticioso por cuenta de la avalancha de acontecimientos diarios que es necesario registrar. Pasamos de noticia en noticia y de sobresalto en sobresalto. Un tema muere, simplemente cuando irrumpe algo más escandaloso, impactante o degradante.

Vale la pena entonces prepararnos para lo que viene, pues lo que nos espera en el inmediato futuro será de infarto, de definiciones y de profundas transformaciones. Lo que pasa en la política y en el marco regulatorio, lo que vendrá con ocasión de la implementación de los acuerdos de La Habana y lo que implica la nueva realidad de la economía y de la justicia harán de Colombia en el 2017 un país muy distinto al que tenemos. No sé si para bien o para mal, pero no exagero al decir que a la Colombia de hoy sólo le quedan unos meses de existencia.

Mayo de 2016

 

Gabinete

 

Quedó listo finalmente el nuevo equipo de gobierno que tendrá la tarea de acompañar al presidente Santos en la última parte de su mandato. Al gobierno le quedan algo más de dos años para sacar adelante su principal esfuerzo, el proceso de paz con las Farc, y cada una de las diez y seis carteras deberán concentrase en promover su agenda sectorial alineadas con ese propósito.
Esta es la tercera vez que el presidente hace un revolcón de su gabinete. Lo hizo en 2013 cambiando cinco ministros, lo repitió a los pocos días del inicio de su segundo período en 2014, cuando cambió siete carteras, y ahora también lo hace cuando el gobierno entra en la etapa final de su mandato y no goza de buena aceptación entre los colombianos de acuerdo a todas las encuestas.

6 MAYO 2016 – 9:41 PM

Nicolás Uribe Rueda

En su última publicación, la encuesta de Gallup ubica al sistema judicial colombiano con el 81% de desfavorabilidad, solo por debajo de las Farc y Venezuela.

Al Congreso (76%) y a los partidos políticos (80%) que son tradicionalmente instituciones con poca credibilidad, incluso les va mejor en aceptación ciudadana. La justicia en general duplicó su mala imagen en los últimos siete años y redujo en más de tres partes su favorabilidad. La Corte Suprema de Justicia tiene una desfavorabilidad del 63%, y la Corte Constitucional tiene una imagen negativa del 59%. La Fiscalía General de la Nación es, a pesar de sí misma, la mejor librada y tiene una desfavorabilidad del 57%. Hay que agradecer a Gallup que no incluya al INPEC en sus mediciones. ¿Es esto acaso percepción equivocada de la realidad, o existen causas objetivas para que la mayoría de colombianos descrean de la justicia?

11 MAR 2016 – 9:00 PM

NIcolás Uribe Rueda

Colombia ha sido exitosa en su estrategia de inclusión digital durante los últimos años. Cada año más personas pueden acceder al mundo de oportunidades que brinda internet. C

Con un crecimiento cercano al 3.000% desde el año 2000, en 2015 más de 28 millones de colombianos pudieron conectarse a la red, representando el 60% de la población. De acuerdo con cifras de estudios oficiales, el 54% de quienes tienen acceso a internet navegan todos los días y lo hacen en promedio durante 2,6 horas diarias. Probablemente el 50% de las líneas celulares activas en Colombia permiten conexión a la red y 6 millones de colombianos pagan una suscripción a internet fijo. En el mundo son más de 3.000 millones de personas las que están conectadas y en una década otros 3.000 millones de personas se integrarán a las oportunidades que brinda la tecnología gracias a las nuevas posibilidades de conectividad y a la reducción de los costos en el acceso a la señal y a los terminales.

26 FEB 2016 – 9:00 PM

Nicolás Uribe Rueda

Por momentos, cuando nos ponemos a observar con perspectiva histórica las variables de nuestra realidad y los retos a los que actualmente nos enfrentamos, no parece equivocado afirmar que aún nos encontramos ocupados resolviendo los problemas que afrontaron quienes nos antecedieron en las etapas más tempranas de nuestra civilización.

Nuestro sistema político y social parece detenido en la prehistoria. En Colombia nos la pasamos delineando a cada rato las reglas para que no nos maten y la forma para castigar o perdonar a los que nos están matando. En lo que va de este año los juzgados civiles y de familia no han abierto al público. Hemos fracasado en el objetivo de tapar los huecos de las vías y también en el de dar estabilidad a un sistema político sobre el cual, luego de 11 cambios constitucionales, todavía debatimos si merece cambios en materia de equilibrios, como si apenas antes de ayer se hubieren publicado el Espíritu de las Leyes (Montesquieu, 1748) o elFederalista No. 51 (Madison, 1788).

12 FEB 2016 – 3:21 PM

Nicolás Uribe Rueda

El llamado año de la paz no ha sido fácil ni ha arrancado bien para el Gobierno.

Empezó con la polémica venta de Isagén, en donde los ciudadanos terminaron quedando con la impresión de que el Estado colombiano hizo un mal negocio, vendiendo a precio bajo un activo estratégico a un único oferente. A los pocos días, fue publicado el informe de la comisión de expertos sobre la reforma tributaria. En el marco de sus vaguedades e incoherencias, el mensaje que quedó, sin embargo, como si proviniera del Ejecutivo, fue bastante claro: habrá alza generalizada de impuestos, empezando por el IVA. El Gobierno patinó en sus declaraciones y aunque de alguna manera descalificó el informe y se desmarcó de sus sugerencias, al final no tuvo más remedio que confirmar que llevará al Congreso una nueva reforma tributaria que será presentada en el segundo semestre de este año. Esta determinación se hizo sobre la base de los cálculos que tienen para dedicar el primer semestre a la firma de la paz y su ratificación y el segundo a la implementación de los acuerdos, en donde, por supuesto, hay un alto contenido tributario.