Etiqueta: Petro

captura101

 

Polémica en Colombia ante revelador video en el que aparece el excandidato presidencial y actual senador Gustavo Petro recibiendo una alta suma de dinero en efectivo.

Las imágenes fueron dadas a conocer por la senadora del partido Centro Democrático Paloma Valencia en el debate sobre la corrupción de Odebrecht en Colombia y ya están en poder de la Fiscalía y de la Corte Suprema de Justicia.

Gustavo Petro respondió a través de twitter, reconoció que recibió el dinero, aseguró que provenía de un préstamo, que no tenía procedencia ilícita y que quien lo grabó buscaba chantajearlo con el video en el futuro.

En el programa La Noche, el senador de la coalición decentes Gustavo Bolívar, el exviceministro y exprecandidato presidencial, Rafael Nieto y el analista político y consultor de asuntos públicos y de gobierno, Nicolás Uribe, debaten sobre lo que representa este video, sus implicaciones jurídicas y las explicaciones que entregó el actual senador Gustavo Petro sobre las razones, la procedencia del dinero y las circunstancias en las que fue grabado recibiendo fajos de billetes en efectivo.

Redacción La Noche

21 Abr 2018 – 12:30 AM

Por: Nicolás Uribe Rueda

paz-justicia

 

El Acuerdo Paz es un compendio extenso y farragoso de cláusulas y manifestaciones de voluntad cuya interpretación ha significado interminables deliberaciones respecto de su alcance y conveniencia para el país. Durante años, nos hemos concentrado en debatir, argumentar e incluso insultar sobre unos pocos temas del acuerdo, precisamente aquellos que identificamos como la fuente principal de división entre los colombianos.

 

Es lamentable, sin embargo, que pase desapercibido el debate sobre la situación de la guerrillerada, la base de la guerra y la fuente de la paz. Sobre ello poco se habla, poco se dice y nada se discute. La paz, realmente, no pasa por las curules del Congreso de los jefes de las Farc, sino por la capacidad institucional del Estado para ofrecer oportunidades reales y garantizar la presencia oficial en antiguas zonas de conflicto, para que la reintegración económica sea eficaz y no simplemente una etapa de migración entre personas que transitan de un grupo terrorista a una banda criminal con diferente denominación y origen.

 

Por eso, vale la pena mirar con atención el último informe del secretario general de las Naciones Unidas dirigido al Consejo de Seguridad en donde da cuenta del avance de la Misión de Verificación en los últimos tres meses. En el informe se describe una desalentadora realidad sobre los excombatientes, que parecen estar casi abandonados a su suerte, o a lo que es lo mismo, a la simple entrega de un estipendio mensual que llega al 87 % de los exmiembros de las Farc y se paga a cerca de 10.335 personas. De resto, casi todo son problemas. Los espacios territoriales son un foco de desidia y, a meses de extinguirse, algunos aún no cuentan con luz y agua o saneamiento básico. De acuerdo con el informe, la entrega de alimentos tiene constantes interrupciones, hay déficit de medicamentos y durante dos de los tres meses que abarca el informe no hubo galenos para atender a las personas.

7 Abr 2018 – 4:15 AM

Por: Nicolás Uribe Rueda

sic

 

Puede que esté actuando en contra del viejo adagio popular según el cual por más que uno madrugue no amanece más temprano. Pero es que, en medio de tantas necesidades, es imposible a veces no pensar con el deseo y pretender que esta campaña sirva para que Colombia elija al mejor presidente, aquel que no sólo recupere la credibilidad en las instituciones, sino que sea capaz también de superar las dificultades que suponen un período largo de tiempo en el cual no hubo diálogo político.

 

Como es natural, es difícil imaginar a estas alturas el desenlace de la elección presidencial, pero resulta fácil, eso sí, entusiasmarse con la idea de que el próximo jefe de Estado tenga la capacidad de concertar con las diferentes fuerzas políticas y pueda sacar así adelante las reformas que necesita Colombia. Y es que no la tendrá fácil, porque con el perfil del Congreso elegido en marzo, que a mi manera de ver tiene una ligera inclinación hacia la centroderecha, pero al mismo tiempo cuenta con la representación más numerosa de la izquierda en muchos años, es claro que no habrá pupitrazos ni mayorías abrumadoras para aprobar reformas tributarias y/o constitucionales.

NIcolás Uribe Rueda

NICOLÁS URIBE RUEDA 13 ENE 2017 – 9:00 PM

Programa juan

La democracia no es perfecta y, probablemente, como decía Churchill, es la peor forma de gobierno a excepción de todas las demás intentadas hasta ahora. Sus vicios son de toda índole y de todos los pelambres son los riesgos que ella entraña. Basta ver de qué manera a cada instante la democracia debe incluso proteger las libertades y derechos de aquellos que pretenden destruirla. Pasa aquí y pasa en todo el mundo.

Los sistemas electorales, aquellos que son universales, permiten que cualquiera pueda acceder a cargos públicos. Y con ese propósito terminan lamentablemente siendo ineficaces para evitar la llegada al gobierno de incompetentes o corruptos. La democracia es pues garantía de acceso, pero en ningún caso de buen gobierno. De hecho, los electores con frecuencia se equivocan en la decisión colectiva y terminan eligiendo burros y puercos para el desempeño de tareas públicas. Animales que terminan empobreciendo y retrasando las oportunidades para todos. La democracia en Colombia además suele estar acompañada de una trágica paradoja: Los mejores gobernantes no son necesariamente los más hábiles candidatos, mientras que burros y puercos tienen sobradas habilidades para ganar las elecciones a las que se presentan.

NICOLÁS URIBE RUEDA 23 OCT 2015 – 3:26 PM

Nicolás Uribe Rueda

Hace poco más de un año, interesado en entender la dimensión del fraude electoral, decidí hacer un breve estudio sobre la configuración del censo electoral en municipios que tuvieran entre 5.000 y 6.000 habitantes.

Solicité formalmente a la Registraduría el censo electoral de cada municipio y al DANE la proyección de población, incluyendo totales y grupos poblacionales. Busqué información sobre migraciones internas y revisé las series migratorias desde el 85, teniendo en cuenta el envejecimiento de la población y la participación de menores de edad como porcentaje del total. Revisé planes de desarrollo y verifiqué información sobre la configuración poblacional, tomando nota de subsidios, población escolarizada e indicadores de necesidades básicas insatisfechas.

NICOLÁS URIBE RUEDA 11 SEP 2015 – 11:21 PM

Nicolás Uribe Rueda

Maduro no es sólo el jefe de un pintoresco régimen tropical que gobierna en sudadera y es capaz de decir tanta estupidez como el tiempo lo permita en alocución televisada.

No se trata sólo de un presidente que invita a un exjefe de Estado a irse a los puños, que confiesa que roba en un discurso, que maltrata el idioma, que se comunica a través de mangos y que es tan burro que pasa dificultades para pronunciar la palabra analfabetismo.

No. Maduro no es sólo ese desparpajado gobernante que amplió los límites del ridículo oficial hasta lo impensable, en donde es posible culpar al hombre araña de la inseguridad, crear el Viceministerio de la Suprema Felicidad y llamar a millones y millonas de venezolanos a que lean “libros y libras” para que se “instruigan”. Nicolás Maduro no sólo es un incompetente, sino que con eficacia ha logrado consolidar un gabinete a su imagen y semejanza y ha sido capaz de convertir la vulgaridad en regla de conducta aplaudida por las masas. Sus candidatos a la Asamblea proponen sembrar maticas de acetaminofén ante la angustiante ausencia de medicamentos y su ministro afirma en público que la educación no debe nunca permitir que quienes la reciban superen el estado de ignorancia que les obliga a mantenerse militando en el chavismo.

Nicolás Uribe Rueda

CUANDO LOS CONSTITUYENTES del 91 decidieron establecer que la soberanía residía en el pueblo, introdujeron también una serie de normas que le daban contenido.

Entre otras cuestiones, se buscó que el ciudadano participara activamente en la gestión de los asuntos públicos y su participación no se redujera al simple ejercicio de elección de sus representantes.

Los mecanismos de participación son muestra de ello y entre los mismos se destaca el derecho de revocar a los alcaldes y gobernadores que incumplen sus programas de gobierno. El voto programático y la revocatoria del mandato son pues expresión de la democracia participativa y de la voluntad de no desvincular a los elegidos de sus electores una vez concluya el proceso electoral. Con ocasión de este mandato constitucional, se expidieron las leyes 131 y 134 de 1994, en donde se estableció que para revocar a alcaldes y gobernadores era necesario que la votación general de la revocatoria alcanzara al menos el 60% de los votos sufragados en el día de la elección. Luego de 20 años en que ningún proceso de revocatoria tuvo éxito, se redujo al 55% por medio de la ley 741 de 2002 y en 2012 al 40% en proyecto de ley estatutaria que aún no ha sido sancionado por no haber culminado su trámite de control previo de constitucionalidad.

¿Cumplirá Panamá su compromiso con Colombia?: análisis

Nicolás Uribe considera que el país ganó en su pulso con el istmo en el tema de los paraísos fiscales. Aurelio Suárez cree que aún hay temas pendientes.

 

 

 

Uribe se equivoca en no aceptar invitación del presidente: Aurelio Suárez

El analista de Blu Radio cree que, tarde o temprano, el expresidente tendrá que aceptar que Colombia está en un proceso de paz que requiere su participación.

NICOLÁS URIBE RUEDA 4 JUL 2014 – 10:39 PM
Nicolás Uribe Rueda

El próximo semestre no tendrá Mundial, pero habrá política para rato y terminará siendo tan apasionante, entretenida y tentadora como ha sido la Copa Mundo que termina la próxima semana.

Para empezar, a partir del 20 de julio presenciaremos el espectáculo que brinden varias generaciones de políticos en el Congreso. Estarán los que irrumpen en la vida pública colombiana con el fervor de las nuevas generaciones y también aquellos que tienen más pasado que futuro en la gestión de la cosa pública. Por primera vez en muchos años, en el Parlamento habrá un partido de oposición con importante representación política y profundas bases populares que obligará la existencia de una coalición de gobierno disciplinada y eficiente. Veremos con entusiasmo los debates de control político alrededor de los más importantes temas nacionales y asistiremos a las deliberaciones sobre aquellos asuntos que se perfilan como prioridades en la legislatura que está a punto de iniciarse: la formulación del Plan Nacional de Desarrollo, la aprobación del presupuesto, la reforma tributaria y las puntadas iniciales de las reformas a la política y a la justicia, entre muchas otras cosas.