Etiqueta: Nicolás Uribe

aumento-14

El 91% de las empresas renovadas y matriculadas ante el registro mercantil de Bogotá son microempresas

María Alejandra Ruiz Rico – mruiz@larepublica.com.co

Bogotá continúa consolidándose como la capital del emprendimiento de Colombia y como una de las ciudades más dinámicas de América Latina. Entre enero y noviembre se crearon 144.550 empresas y establecimientos de comercio, 14% más frente al mismo periodo del año anterior cuando se crearon 126.957.

El total de empresas y establecimientos de comercio activos a 30 de noviembre llegó a 788.675, de las cuales el 91,4% son microempresas; 6,1% pequeñas; 1,8% medianas y 0,66%, son grandes. Por su parte, el valor total de activos de las empresas alcanzó los $2.281.477 billones, distribuidos así: microempresas, $13.700 billones; pequeñas, $69.139 billones; medianas, $136.757 billones y grandes, $2.061.882 billones.

Nicolás Uribe Rueda, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, aseguró que “Estas cifras demuestran que las empresas son el motor de la economía, de la generación de empleo, y son la base de la construcción de equidad. Debemos persistir en el desarrollo de un entorno más amigable con el emprendimiento, menos trámites, más seguridad jurídica y más facilidades para crear empresa”.

Integración de Bogotá y Cundinamarca es una prioridad: Uribe

Foto Diana Rubiano/ El Nuevo Siglo

Nicolás Uribe, quien ya sostuvo una conversación con la nueva alcaldesa electa, Claudia López, con quien trabajará de la mano en beneficio de la clase empresarial no solo de los bogotanos sino de todo el departamento, le dijo a EL NUEVO SIGLO cuáles son sus planes para contribuir con la prioridad de la próxima administración de consolidar un proyecto de Bogotá-Región.

A manera de prioridad compartida, Uribe anticipa una muy buena comunicación entre la CCB y el Palacio Liévano y buscará, ante todo, que la sociedad reconozca en el empresario lo que realmente es: un actor que hoy va más allá del pago de impuestos y la generación de empleo; se trata de alguien de quien la ciudadanía espera liderazgo a diario frente a temas como el cuidado al medio ambiente.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo espera usted que sea la relación de la Cámara de Comercio con la nueva Administración Distrital de Claudia López?

NICOLÁS URIBE: No creo que vaya a haber ninguna preocupación. Hablé con la Alcaldesa electa la semana anterior y acordamos juntarnos en unas semanas para trabajar en temas que tanto a ella como a nosotros nos preocupan, en beneficio de la clase empresarial.

Estoy seguro de que vamos a poder coordinar esfuerzos, mantener las cosas que existen y extendernos a otros programas, porque a mí no me cabe duda de que todos estamos interesados en construir condiciones para que en Bogotá y en la región se construyan oportunidades para todos.

Y el principal generador de oportunidades es el sector empresarial, luego hay intención y no identifico nada distinto que la buena voluntad de la nueva Administración para trabajar de la mano, así como la nuestra, y sacar adelante proyectos ambiciosos en beneficio de Bogotá, la región y el sector empresarial.

Prioridades

ENS: ¿Cuál es su prioridad como nuevo Presidente de la CCB?

NU: Lo primero y lo más importante, es que la Cámara de Comercio tiene que jugar un papel muy importante para reivindicar el papel del empresariado en nuestra sociedad. Se está creando la idea, es mi percepción, de que los empresarios no aportan valor sino que lo destruyen. Y creo que esa visión de la sociedad es completamente equivocada. Si hay algo que sirve, por ejemplo, para construir equidad, es una base empresarial sólida, fuerte, competente, con oportunidades y con condiciones para crecer.

Si hay algo que genera empleo y nos sirve para superar las dificultades en materia de desigualdad, es una empresa fortalecida y con oportunidades. No hay nada más redistributivo y equitativo, que la riqueza repartida a través de los mecanismos que se crean entre los socios y a través de la creación de valor de las empresas.

Y creo que la empresa hoy tiene que hacer valer esa posición en la sociedad, y tiene que trabajar para hacer visible sus aportes. Es que, a través de las empresas se financian los programas sociales; son ellas las que producen el trabajo formal que existe en este país; son ellas las que se ajustan a las necesidades de los consumidores, y en últimas son ellas las que se configuran como una contención para los populismos de cualquier naturaleza, porque generan sentido de pertenencia. Luego, ahí hay una tarea muy importante para hacer: que todo empresario se reconozca como tal porque son la mejor manera de aportarle a una sociedad que requiere de sus empresarios para salir adelante.

ENS: ¿Y qué otros objetivos y metas tiene planeadas?

NU: La Cámara debe priorizar la base de la pirámide empresarial. El 94% de las empresas, de Bogotá y Cundinamarca, son microempresas y ahí hay un potencial enorme que tenemos que acompañar, volver sujeto de crédito, para formalizar y acompañar ese proceso de desarrollo. La base de la pirámide debe ser prioridad de la Cámara de Comercio.

Desde esa perspectiva, uniendo los programas uno y dos, yo creo que hay que hacer un esfuerzo para promover la cultura empresarial y para hacer que la gente se sienta orgullosa, que tiene oportunidades al ser empresario en nuestro país. Ese es un propósito que debe mantenerse y por eso toca ejecutar los planes de capacitación, acompañamiento y demás.

La región

ENS: Usted se refería a Bogotá y Cundinamarca. ¿Tiene algún objetivo enfocado a la consolidación de Bogotá-Región?

NU: Sí claro. Tenemos que tener una presencia mucho más agresiva en los municipios de Cundinamarca. Es casi la mitad del departamento en donde la CCB tiene presencia, 59 municipios, pero creo que hay que hacer un esfuerzo grande de integración de los mismos a los servicios de la Cámara. Servicios de acompañamiento, desde el punto de vista digital, de programación, de todo lo que significan las nuevas tecnologías, etc.

ENS: Esto está muy en línea con lo que ha dicho la Alcaldesa, quien ha venido posicionando este tema como una prioridad, ¿usted también llega a asumir la presidencia con esta misma prioridad de consolidar a Bogotá-Región?

NU: Sin duda, claro que es una prioridad. Y es una prioridad porque entre Bogotá y Cundinamarca sumamos un porcentaje del Producto Interno Bruto extraordinariamente grande, cercano al 31% del PIB nacional.

Es que, estamos hablando del 22% de la población colombiana; estamos hablando de cerca de 600.000 empresas. Es decir, Bogotá y Cundinamarca son un motor espectacular, que integrado puede producir mayor riqueza para todos los integrantes de la región. Entre la capital y el departamento en el que se circunscribe hay posibilidades enormes de integración.

Por eso temas de transformación digital y de acceso a la tecnología para capacitar y formar empresarios en Cundinamarca, es para nosotros una prioridad. La Cámara es el secretario técnico de la Comisión Regional de Competitividad, que es también una prioridad. Nosotros tenemos una serie de clusters que no tienen sentido si no existiera el trabajo que se hace entre ambas regiones, y por eso el tema de la presencia significa incrementar posibilidades de planes, de programas, de facilidades para acceder a los servicios y facilitación de acceso de oportunidades para los emprendedores cundinamarqueses.

Y por último, es claro que el tema de integración regional pasa también por un servicio que presta la Cámara y es que esta entidad no solo se encarga de promover la cultura empresarial y las condiciones para crear un entorno apto para los empresarios, sino que es una entidad de naturaleza cívica que tiene la posibilidad de convocar fuerzas y voluntades de diferente naturaleza, sin distinción política, a que trabajen por un bien común.

La Economía Naranja

ENS: En los próximos años Bogotá ya tendrá un Bronx Distrito Creativo. ¿Tiene algún plan frente a la denominada Economía Naranja?

NU: Sí. Nosotros tenemos que acompañar al Gobierno nacional en temas prioritarios para determinados sectores de la economía, como por ejemplo el de la economía naranja. Todo lo que significa talento y creatividad orientado a la generación de recursos.

Esto no es un capricho del presidente Duque, sino que es una verdadera dimensión de lo que está sucediendo en la economía global y una oportunidad para Colombia y que debe aprender a capitalizar pronto. Porque nuestra economía, la que conocemos hoy, no es la misma que vamos a tener en algunos años.

Hay empleos que van a desaparecer, hay oportunidades que se van a acabar, y por supuesto hay una posibilidad enorme de nuestro país para integrarnos a una serie de necesidades que hoy se plantean globalmente y que tienen que ver con temas de economía naranja; con todas estas actividades que tenemos que aprovechar, dado el talento que existe en nuestra ciudad y en nuestro país. Entonces reitero, yo no creo que este tema sea un capricho, sino que es una dimensión que aún no entienden algunas personas pero que, así uno no crea en ella, nos va a embestir. Es una realidad.

La economía está cambiando: Hoy crecen más las empresas de economía naranja que por ejemplo las empresas de naturaleza extractiva y ahí hay un nicho enorme en el que tenemos que trabajar y acompañar al Gobierno Nacional.

Liderazgo

ENS: ¿Cómo planea la CCB, bajo su liderazgo, materializar todos estos objetivos?

UN: Vamos a promover temas interesantes que creo que hacen parte de la nueva dimensión y del nuevo rol del empresario, y yo creo que esa es una tarea que tenemos que acompañar con extraordinario entusiasmo. ¿Cómo? Así como hay que reivindicar el papel del empresario, también hay que entender que el papel del empresario en nuestra sociedad se ha traspasado a otros ámbitos y no se circunscribe exclusivamente al pago de impuestos y a la generación de empleo.

La sociedad espera todos los días más de sus empresarios y ahí hay una gran oportunidad para hacer cosas. Y te menciono un tema prioritario: el liderazgo del empresario en temas alrededor del medio ambiente.

La CCB tiene una filial que se dedica a estos temas y queremos repotenciarla y queremos convertir al medio ambiente en un tema de particular relevancia para el empresariado. Porque ellos son los que producen los recursos necesarios precisamente para cuidar el planeta y para construir oportunidades de desarrollo sostenible.

ENS: Adicionalmente a todas estas prioridades que me acaba de indicar, ¿van a darle continuidad a todo lo que ya hacen?

NU: Vamos a seguir trabajando en todos los temas cívicos, vamos a buscar acompañar el proceso de integración regional, vamos a persistir en las plataformas en las que se han construido programas exitosos como ArtBo, como Bogotá Fashion Week y todo con un criterio como te digo, de convertirlos en programas que no solamente hagan lo que hacen hoy sino que lleguen a mas sectores y a sectores más populares de nuestra sociedad.

ENS: Frente a la informalidad, ¿qué planes tiene para combatirla en calidad de Presidente de la CCB?

NU: Ese es un tema fundamental, porque la formalización no solamente es una posibilidad real para incrementar de manera exponencial y real los ingresos de tantas iniciativas y de tantos emprendimientos, sino que además es la única reforma pensional y salarial real que existe en nuestro país. Y al sistema de salud.

Si nosotros no nos formalizamos, no hay aportes a la seguridad social ni al sistema pensional. Y por eso es tan importante, no solamente para poder acceder a nuevos mercados en una economía integrada, sino también para poder sostener nuestros sistemas de salud y pensional. Esto a punta de presupuesto nacional y subsidios no va a ser posible y lo que requerimos es demostrar que la formalización es un buen negocio.

Entonces hay que hacer muchas cosas: hay que trabajar en reducción de trámites; hay que promover temas de lucha contra el contrabando; hay que fomentar la ventanilla única empresarial para integrar la mayor cantidad de certificados y permisos que se requieren para la creación de empresas y demás, y ese por supuesto es uno de los temas en los cuales nos vamos a concentrar.

Hay testimonios hoy de personas exitosísimas en el mundo por ejemplo de la moda, que han tenido un salto exponencial entre lo que eran y lo que son hoy, por cuenta de haber convertido sus emprendimientos en negocios perfectamente formales.

 

proceso

 

14 Jul 2019 – 12:00 AM

Por: Nicolás Uribe Rueda

 

El proceso de paz es un hecho consumado desde el punto de vista político e institucional y, como tal, es necesario implementarlo de la mejor manera posible, aunque subsistan los mismos reparos y prevenciones que surgieron desde cuando se conocieron por primera vez las filtraciones de los textos que se negociaban en La Habana. No se trata de un cambio de opinión; es simplemente una aproximación pragmática, que sugiere desde múltiples aristas que desmontar lo construido hasta ahora es peor que seguir adelante.

 

Por tanto, una agenda política, orientada por ejemplo a acabar con la JEP o a sacar a estas alturas a los criminales de lesa humanidad del Congreso, me parece inconveniente, aunque nunca he dejado de pensar que fue un grave error haber creado esa jurisdicción desarticulada y sin controles y permitido una simbólica absolución política de criminales sin pasar por el cedazo de la justicia, sin reparar y sin pedir perdón. Suena paradójico, pero es cierto; a estas alturas es necesario implementar una serie de correcciones al proceso de paz, incluso en contra de quienes lo promovieron, para que al propio proceso de paz le vaya bien.

ahorcado

 

Si quieren, podemos seguir haciendo como si no entendemos.

Podemos decir que se trata de nuevas tesis jurídicas, que extienden las garantías constitucionales del debido proceso y que gracias a ellas todos somos un poco más libres. Podemos ignorar que la coca existe y que su poder no se limita a los excesos y aberraciones obsesivas de los traficantes. Podemos ignorar nuestra historia y olvidar las enseñanzas de aquellas épocas en que los narcos pusieron presidente, capturaron la clase política, quemaron el Palacio, asesinaron a los jueces, construyeron legislación a su medida y pusieron a su servicio a no pocas instituciones del Estado. Podemos sostener sin sonrojarnos que los fueros constitucionales instituidos para proteger a los aforados y sus jueces de los abusos de los poderosos pueden extenderse ficticiamente para varias personas de manera simultánea, como lo sostiene ahora la Corte Suprema de Justicia. Podemos, también sin duda, torcerle el pescuezo a la institución legendaria de la fuerza mayor, como acaba de hacerlo el Consejo de Estado, para justificar que una captura con fines de extradición es imprevisible, irresistible y completamente ajena a la propia culpa del capturado, como si ello pudiese ocurrir en cualquier momento a quien trabaja honradamente. Podemos inventar cualquier excusa para justificar o tolerar estoicamente que el narcotráfico impune nuevamente se instale en el Congreso a hacer las leyes.

Podemos creer en la sinceridad del rechazo de quienes protestan por los crímenes de líderes sociales mientras deciden estratégicamente ignorar que el narcotráfico es su principal verdugo.

Podemos seguir obtusamente equiparando la paz a la permisividad con el delincuente y en nombre suyo tolerando toda clase de amenazas y desafíos que en cualquier otra latitud y circunstancia resultarían inaceptables. Podemos seguir cabalgando tontamente en la idea de la infalibilidad de un acuerdo de paz que cada día pone en mayor evidencia sus falencias. Podemos insistir, como hacen algunos, en que cumplir con el propio acuerdo para poner en cintura a quienes lo violan alevosamente va en contra de la paz. Podemos, pues, tragarnos muchos cuentos y hacer como si no pasara nada.

Podemos, ciertamente, encontrar una explicación benevolente para tanto desvarío, podemos ignorar o masajear las consecuencias de lo que sucede para presentarlas como inofensivas. Podemos ignorar los hechos, quedarnos inermes, sin reacción, entretenidos observando las celebraciones de algunas facciones políticas ante pírricas victorias, cuando en realidad son derrotas para todos.

Podemos, en fin, llamar gato al tigre, lo cual no impedirá que nos coma cuando esté a tan solo un brinco de distancia. La verdad es que darles tantas ventajas al delito, a la mentira y al abuso nunca será rentable para las instituciones, los derechos ciudadanos y nuestra democracia, cuya principal amenaza, vale recordar, no es externa, sino que se incuba, desarrolla y crece bajo su tutela. Decía Lenin que “los capitalistas nos venderán la soga con la que los ahorcaremos”. Tomen nota.

@NicolasUribe

Por: Nicolás Uribe Rueda

glifosato

La principal fuente de financiación del terrorismo en Colombia ha sido y sigue siendo la coca. La dictadura venezolana se sostiene gracias a las bayonetas, la corrupción, el saqueo y la coca. El Eln asesina policías y soldados, vuela oleoductos gracias a los recursos provenientes del narcotráfico y tiene confinadas poblaciones enteras para proteger sus cultivos de coca. No hay ninguna actividad en Colombia que haga tanto daño al medio ambiente como la siembra y la producción de coca.

Las bandas criminales, entre las que están los Caparrapos, los Pelusos y todos los demás clanes y carteles, imponen la ley del terror, corrompen todo lo que tocan y desafían las instituciones gracias a la plata de la coca. Los GAO residuales (exdesmovilizados de las Farc que abandonaron el proceso) regresaron al negocio de la coca. A Santrich lo agarraron, así la JEP quiera negarlo, con las manos untadas de coca. El proceso de paz con las Farc no tiene amenaza más grande que la que se deriva de los miles de hectáreas de coca. La minería ilegal, en un mapa, se sobrepone casi de manera idéntica en los territorios donde abunda la coca.

A los líderes sociales los matan principalmente por conflictos derivados del control territorial para la siembra de coca y con ocasión de la oposición de traficantes a la estrategia de sustitución de los cultivos de coca. El incremento de víctimas por cuenta de minas antipersonales es consecuencia de los campos sembrados de coca. Confinamiento, desplazamiento, homicidio, disputas entre actores armados y múltiples impactos humanitarios son generados por actores armados que se dedican al tráfico de coca.

El contrabando, principal amenaza a la empresa legal, cumplidora y formal, es primo hermano y convive en relación incestuosa con la coca. La economía campesina en zonas marginales es inviable mientras la alternativa más rentable siga siendo la coca. Informes recientes de prestigiosos centros de estudio dan cuenta de que Colombia tiene una economía subterránea cercana al 35 % del PIB, cuyo componente principal es, por supuesto, el negocio de la coca.

Sí… sí… la coca, la coca, la coca… La coca está en la médula de nuestros problemas, en la base de nuestro deterioro social y encarna el combustible de una conflictividad que tiene recursos inagotables para plantear al Estado un reto institucional de grandes proporciones. ¿De veras pensaban que 200.000 hectáreas de coca, cada una de ellas seis veces más productiva que las cerca de 40.000 que había hace apenas unos años, eran inofensivas? ¿De veras ignoraron las consecuencias de no hacer nada para detener el crecimiento de una actividad que daña la economía, amenaza la vida, corrompe, se carga la justicia, requiere recursos públicos, afecta el medio ambiente y atrinchera a sus benefactores en posiciones desde donde apuntan sus armas contra todos los demás?

¿Por qué a pesar de tanta evidencia, tanto diagnóstico, tanto efecto indeseable, tanto muerto y tanta sangre derramada vemos tanto interés en desmontar uno por uno cada instrumento que combate la coca? Acabaron con la fumigación, se oponen a la erradicación forzosa, hicieron el narcotráfico conexo al delito político, vuelven ahora inoperante la extradición y de paso legitiman judicialmente el narcotráfico al darle trato de contravención de mínima cuantía.

¿Por qué los señores de la coca tienen tanto espacio político, tanta tolerancia social, tanto socio poderoso, tanta benevolencia de los tribunales y tanto defensor encubierto?

@NicolasUribe

 

blu

Para oír el debate completo haga click AQUÍ

Victor Muñoz, consejero presidencial para la Innovación y la transformación Digital, entregó un balance sobre la visita del presidente Duque a las empresas de tecnología en Silicon Valley.

El funcionario aseguró en Mañanas BLU que algunas empresas tecnológicas están interesadas en el crecimiento digital y económico en Colombia.

“Los gigantes tecnológicos están mirando a Colombia, ven oportunidades acá, lo cual se reflejará en más inversión en el país, generación de nuevos empleos, mucho trabajo alrededor del talento digital”, dijo Muñoz.

Lea también: Gigantes tecnológicos están mirando a Colombia: consejero de Duque en temas digitales
Por su parte, Aurelio Suárez, panelista en Mañanas BLU, manifestó no estar muy de acuerdo con la Economía Naranja, propuesta por el Gobierno Nacional.

“Los desarrollos duros se hacen es en Silicon Valley, que no nos vengan a echar el cuento de que el presidente Iván Duque fue a traerse Silicon Valley a Colombia, que no engañen con eso”, puntualizó Suárez.

Entre tanto, Nicolás Uribe, también panelista, dijo que “hay que entender la dimensión de la reunión del presidente con los gigantes de la industria de la tecnología”.

Por: Nicolás Uribe Rueda

libertad-en-camino

Todavía están frescas en mi mente las imágenes de la tanqueta blanca embistiendo a los manifestantes en Caracas el martes pasado. Con este, son muchos ya los episodios que demuestran la crueldad del régimen y la disposición que tiene para transgredir sin pudor las barreras impuestas por la civilización al poder represor del Estado. Maduro, no cabe duda, está como borracho aferrado a la farola del poder convencido que no tiene más opciones que quedarse, porque todos los demás escenarios son peores para él y sus secuaces.

Y claro, el dictador no se cae; es menester tumbarlo. Y para hacerlo, en este caso, hay que desmontar la tramoya que ensamblaron los chavistas desde que llegaron al gobierno, cuando ya eran conscientes que no entregarían democráticamente la Presidencia y que desde la trinchera del poder buscarían quedarse a toda costa siguiendo el libreto de los barbudos de la isla, entronizando en Venezuela la misma receta de opresión.

Por eso nada es fácil, y la salida de Maduro no es cuestión de días, como tanto intérprete sugiere frustrado, acusando de incapaces a quienes lideran la valiente resistencia. No sólo se trata del control de las armas, sino también del adoctrinamiento cubano, la dependencia vital de millones de personas que detestan el chavismo, pero que dependen de él para comer, la corrupción del régimen y sus mercenarios, el saqueo de los recursos públicos y tantos otros elementos que confluyen en hacer compleja la tarea de la oposición venezolana, que por más errores que haya cometido y que cometa en el futuro, no cabe duda que nos da un ejemplo diario de coraje, persistencia y amor patrio.

 

caracol-pelea-sicarioPara ver la noticia completa haga click AQUI:

El álgido enfrentamiento entre Álvaro Uribe y Gustavo Petro ocurrió en el debate sobre la votación de las objeciones a la JEP en el Senado.

En un momento el líder de la Colombia Humana aseguró: “Cómo había tesis jurídicas defendidas por el gobierno del entonces (presidente) tratando de hacer del narcotráfico un delito conexo al delito político, yo me opuse. El proceso con los paramilitares no es sino la politización de un acuerdo con el narcotráfico colombiano”.
El expresidente le respondió: “Yo prefiero 80 veces al guerrillero en armas que al sicariato moral difamando. Sicario, sicario, sicario”.

Ante este panorama, María Margarita Zuleta, directora de la escuela de gobierno de la Universidad de los Andes, reflexiona que la gente, al ver estos episodios, se va a preguntar “para qué voté por este personaje”.

El analista político Nicolás Uribe estima, además, que “el debate político en esos términos no construye y, de alguna manera, es igual de destructivo que la guerra porque, de una u otra forma, usted lo que hace es evitar que la política sea el instrumento de transformación de la sociedad”.
En medio de estas reacciones, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez pidió mesura.
Para el próximo lunes fue convocado un debate que promete ser más caliente que el de anoche en el Senado de la República.