Etiqueta: bogotá

 

Junio 12 2018, 17:45
Nicolás Uribe, analista político, habló con NTN24 sobre la segunda vuelta presidencial en la que Gustavo Petro e Ivan Duque se medirán en las urnas. Para ver el Programa haga click aquí:
boceto-62b
ELECCIONES COLOMBIA 2018

Nicolás Uribe, analista político, habló con NTN24 sobre la segunda vuelta presidencial del próximo domingo y dijo que “hay una alta probabilidad de que Iván Duque sea el próximo presidente de Colombia”, porque “matemáticamente es muy complicado que Gustavo Petro logre hacerse a la Presidencia”.

“Si el voto en blanco logra engendrar un gran movimiento le podría afectar a los candidatos”, señaló Uribe.

Con referencia a los retos que tendrá el próximo presidente de Colombia, Uribe señaló que cualquiera que sea tendrá que ponerle fin a la controversia, además de la reactivación económica del país, “superar la polarización alrededor del acuerdo de paz, lograr un acuerdo alrededor de la reforma a la justicia”.

“Estas elecciones son muy importantes porque esta elección no tiene que ver con matices o con tendencias políticas, tiene que ver con modelos de Estado, con formas de gobierno, con tipos de ideologías”, agregó Uribe.

Redacción NTN24

 

 

NICOLÁS URIBE RUEDA 13 ENE 2017 – 9:00 PM

Programa juan

La democracia no es perfecta y, probablemente, como decía Churchill, es la peor forma de gobierno a excepción de todas las demás intentadas hasta ahora. Sus vicios son de toda índole y de todos los pelambres son los riesgos que ella entraña. Basta ver de qué manera a cada instante la democracia debe incluso proteger las libertades y derechos de aquellos que pretenden destruirla. Pasa aquí y pasa en todo el mundo.

Los sistemas electorales, aquellos que son universales, permiten que cualquiera pueda acceder a cargos públicos. Y con ese propósito terminan lamentablemente siendo ineficaces para evitar la llegada al gobierno de incompetentes o corruptos. La democracia es pues garantía de acceso, pero en ningún caso de buen gobierno. De hecho, los electores con frecuencia se equivocan en la decisión colectiva y terminan eligiendo burros y puercos para el desempeño de tareas públicas. Animales que terminan empobreciendo y retrasando las oportunidades para todos. La democracia en Colombia además suele estar acompañada de una trágica paradoja: Los mejores gobernantes no son necesariamente los más hábiles candidatos, mientras que burros y puercos tienen sobradas habilidades para ganar las elecciones a las que se presentan.

MAYO 21 – 2015 – 10:25 AM / DURACIÓN: 0:17:02

Comercial Blu Radio       escuchar

Frente a lo debatido este jueves por candidatos a la Alcaldía de Bogotá en un evento organizado por El Espectador, cuyo foco fue tratar el tema de inseguridad en la ciudad y las propuestas de los aspirantes para mitigar el problema, en Blu Radio Andrés Mejía indicó que “sus declaraciones muestran un enfoque ya muy diferente de dos candidatos con respecto al tema de la seguridad y en general al tema del ejercicio de la autoridad en Bogotá” (Lea también: En foro, candidatos a la Alcaldía de Bogotá responden sobre seguridad).

“Este cuento de que a Clara López la atracaron en la Quinta Avenida en Nueva York puede resultar chistoso a la mayoría de gente que sabe que la situación de inseguridad en Bogotá claramente es muy superior en cuanto a gravedad a la de otras metrópolis del mundo. Uno no puede decir que por un hecho que le ocurrió a una persona en una ciudad resulta que la situación en Bogotá es normal, añadió.

Por su parte, Aurelio Suárez apoyó este punto y dijo que “hay encuestas que hablan que el 47% de bogotanos señalan a la inseguridad como su principal sufrimiento pero la discusión es cómo se resuelve el problema. El ejemplo de Clara López no es el fundamento principal sino cómo se corrige el problema, pero además con un sesgo simpático pues se asume que la inseguridad corresponde a los gobernantes que haya. Los gobernantes tienen una influencia innegable, pero también hay una serie de factores políticos, económicos, etc., que influyen en el problema”.

“La cuestión de las raíces sociales de la inseguridad, que además es un motivo de debate académico, se ha vuelto prácticamente una excusa para la inacción y negligencia, sobre todo para la última administración, que parece haber abandonado a la ciudad en ese punto”, expresó Andrés Mejía.

Nicolás Uribe declaró estar de acuerdo en este punto, pero señaló que “no se puede convertir ni a los pobres ni a los migrantes en automáticos delincuentes que tienen azotada a Bogotá y su seguridad. No es un enfoque adecuado, pues la semana pasada vimos la noticia de que una persona se metía con un machete a atracar un bus SITP, y esa es la dimensión de la dificultad que tiene la inseguridad en Bogotá”.

30 ENE 2015 – 11:00 PM
Nicolás Uribe Rueda

Doce años son bastantes para mostrar las bondades de un modelo de gobierno.Una década y algo más de administraciones que tienen una misma línea política es suficiente para construir grandes obras de infraestructura, consolidar la cultura ciudadana y lograr transformaciones sustanciales en las políticas de salud, seguridad, educación y ambiente de cualquier ciudad. En 12 años bien aprovechados se pueden impulsar transformaciones irreversibles que permitan a los ciudadanos acordar su futuro y eludir la tragedia de volver a empezar a diseñar el porvenir como si nada se hubiese hecho en el pasado. En 12 años en los que gobierna el mismo equipo se pueden corregir los errores y aprender de las equivocaciones del pasado y también se logra mejorar la percepción que la ciudadanía tiene del Estado y demostrar que la política es la vía para resolver los problemas cotidianos de los individuos.

En 12 años no hay espejo retrovisor que valga para culpar a terceros de los fracasos ni tampoco quién pueda negar que los logros son la consecuencia del ejercicio acertado del poder.Sin embargo, entre los tres gobiernos del equipo que conforma el “Polo Verde Progresista Alternativo” o cualquiera de sus denominaciones, nada le dejaron a la ciudad más que problemas. Hoy la capital de Colombia está peor que cuando por primera vez la recibieron en el año 2004. Así su alcalde crea que es el sexto mejor del mundo, lo cierto es que la calidad de vida de los bogotanos se ha deteriorado de manera sustancial con las últimas tres administraciones. La inexperiencia, la vagancia, la falta de concentración en las tareas de gobierno y la particular relación que construyeron con la corrupción hicieron de estos años el escenario perfecto para que Bogotá retrasara su progreso en casi todas las materias. Ante la improvisación de los últimos gobernantes y sus recurrentes equivocaciones, los problemas se multiplicaron y el 70% de los bogotanos creen que la ciudad va por mal camino.Por eso, en un escenario electoral en donde no existe la segunda vuelta, los candidatos empiezan a tener el imperativo moral de unirse en caso de que se perfile un nuevo triunfo del equipo gobernante. La ciudad no está para votar a quien quiera ser precandidato presidencial ni a quien pretende cursar en ella el prekínder de la administración pública. Bogotá necesita algo mejor a alguien que quiera convertir el Palacio Liévano en una sede de campaña en favor o en contra del Gobierno, de los militares, del sistema, del capitalismo, o del proceso de paz.

Bogotá necesita un alcalde que gerencie la ciudad y que resuelva sus problemas, empezando por aquellos que crearon las tres últimas administraciones.Por eso la coalición que debe existir para ganar la Alcaldía de la ciudad sobrepasa la filiación política de los candidatos y no debe ser la de todos contra la izquierda o el Centro Democrático. La coalición que requiere Bogotá es la de todos contra el mal gobierno, aquel que representan quienes han participado de los doce últimos años de desastre en el Distrito.

Bogotá no puede premiar de nuevo a quienes ya le han causado tanto daño.