Etiqueta: 2018

Por: Nicolás Uribe Rueda

No ha sido fácil para Iván Duque llegar al día de hoy. Su carrera política empezó en el Senado de Colombia, donde rápidamente deslumbró por su capacidad, su dialéctica y su don de gentes. Fue leal en el debate político; contundente, pero siempre respetuoso con las personas. Defendió sus convicciones sin ofender y se distanció de aquella idea en virtud de la cual la luminosidad en la política se construye a medida que se va embarrando a todos y a todo lo demás. Nunca compró peleas ajenas y tramitó sus controversias con respeto por quienes incluso lo ofendieron. A pesar de ser parte de un grupo parlamentario de oposición, lo que implica la reducida capacidad de maniobra, hizo debates importantes para el país y logró aprobar importantes leyes. Con determinación, empezó a recorrer las regiones y terminó ganando la elección de su partido, a pesar de que, desde adentro, algunos trataron de impedirlo, pues consideraban entonces que el joven político era blando y tenía una ideología de centro que no representaba integralmente ciertas posturas de derecha.

Por: Nicolás Uribe Rueda

2018

Antes de que acabara el año, anoté con ilusión mis aspiraciones personales para el 2018 y confieso que me esforzaré para cumplirlas. Asimismo, hice mis propósitos, y espero alcanzarlos, como también pretendo desatrasarme de algunos que llevo en las alforjas de años anteriores.

Me dediqué luego a labores de pitonisa, saqué en limpio algunas de mis predicciones para 2018 y finalmente decidí atreverme y compartirlas con ustedes. Advierto, eso sí, que son pocas las posibilidades de acertar, pues como ya sabemos, Colombia se supera a cada instante, y aquello que nos parecía imposible se vuelve en breve nuestro pan de cada día. Ahí les dejo, pues, algunos de estos temas que valdría la pena tener en el radar:

25 Ago 2017 – 9:00 PM

 

Trinos

Es costumbre en nuestro medio atribuir propiedades mágicas a las reformas legales y constitucionales. Ahora, por ejemplo, se jura y perjura que con la nueva reforma política que se debate en el Congreso se logrará mejorar la calidad de la política. Sin embargo, vale la pena de vez en cuando recordar que la mejor reforma a la política poco tiene que ver con modificar la edad de acceso a cargos públicos, cambiar la estructura del Consejo Electoral o incluir la democracia interna en los partidos, entre muchos otros temas. Lo más relevante, lo único eficaz, es simple y llanamente el cumplimiento de la ley y la aplicación de la justicia. Para ello, vale la pena darse una vuelta por el Código Penal y su título XIV, en donde en 16 artículos se consagra aquello que no puede hacerse en contra de los mecanismos de participación ciudadana. Si en Colombia estas conductas no se presentaran, esto, más que cualquier cosa, tendría un efecto cierto, específico y virtuoso en la calidad de la política y en la promoción de los mejores a los cargos públicos.

11 Ago 2017 – 9:00 PM

NIcolás Uribe Rueda

Las encuestas políticas tienen como objetivo ayudar a hacer visible el estado de la opinión de los ciudadanos en relación con la favorabilidad de candidatos, la intención de voto y la percepción sobre la realidad en donde viven, entre muchas otras cosas. Son un termómetro para comprender el estado de ánimo colectivo y ayudan a orientar políticas públicas, identificar problemas y probar el potencial efecto de algunas soluciones.

Sin embargo, de manera reciente, las encuestas políticas, en vez de contribuir a clarificar lo que sucede, parecen confabularse con el clima de confusión e incertidumbre y acaban de enredar las pocas certezas que existen en la arena política. Se está volviendo costumbre que las encuestas presenten resultados contradictorios, que sean incompatibles con otras mediciones y que dejen siempre a la interpretación del lector las principales conclusiones. La verdad es que existe mucha incertidumbre sobre las metodologías aplicadas, sobre los filtros que anteceden las preguntas, sobre la independencia de quienes las realizan y también sobre la honestidad con la que los ciudadanos contestan las preguntas: se ha vuelto de moda hablar del voto vergonzante, aquel que calla o niega su posición en público, pero se manifiesta en las urnas, como pasó con el plebiscito de la paz. Ya no falta el chistoso que afirma que es más confiable el horóscopo que las encuestas de opinión.