camaracomercio

 

  • Quiero agradecer a la Junta Directiva de la CCB por la oportunidad que me brinda de servir a la ciudad y a sus empresarios desde la presidencia ejecutiva de la CCB. Se trata sin duda de un privilegio que vengo a desempeñar con dedicación, entusiasmo y transparencia. No me vengo a quedar con el honor, sino a asumir la responsabilidad.

 

  • Quiero agradecer por su apoyo al presidente de la República, doctor Iván Duque Márquez, con quien comparto los sueños de una generación empecinada en hacer bien las cosas. Su visión del sector privado y su apoyo decidido al empresariado colombiano son un activo que debemos saber aprovechar. Su orientación proempresa, proemprendimiento, pro-iniciativa privada, no me cabe duda, es la ruta adecuada que Colombia para construir la equidad que necesita. Desde la CCB, defenderemos el valor que imprime el sector privado y la iniciativa empresarial a nuestra sociedad. Lo haremos sin vergüenza, sin ambigüedades y sin complejos. Buscaremos trabajar de la mano con el gobierno nacional y avanzaremos en los programas y planes que están en marcha. Seguiremos apostándole a las políticas de promoción de la economía naranja, las fábricas de productividad y la transformación digital en la que toda Colombia debe estar empeñada.

 

  • Mi agradecimiento sincero a todos y cada uno de ustedes.

 

  • La CCB es un actor particularmente importante por su capacidad de incidencia y por la diversidad de herramientas con las que cuenta para promover y facilitar la tarea de los empresarios. De la mano de ellos, de la de ustedes, que aquí en la junta directiva los representan con solvencia, debemos trabajar para capitalizar los beneficios de un sector privado vigoroso. Queremos trabajar por impulsar una base empresarial innovadora, en permanente transformación, transparente, y dispuesta a comprender los cambios y las demandas de una sociedad que cada día exige más de sus empresarios. Que espera un comportamiento ejemplar de éstos como ciudadanos corporativos.

 

 

  • La CCB es una entidad que tiene credibilidad, capacidad de convocatoria, liderazgo social y fortaleza institucional. Mi misión será la de promover y acrecentar esos atributos y construir sobre lo construido para que los empresarios puedan desarrollarse en un entorno más favorable para nacer, crecer y aumentar su productividad. Nada ha hecho a la humanidad mas libre que el esfuerzo humano organizado en forma de empresa. Nada más redistributivo que una empresa.

 

  • La Cámara no ha sido instrumentalizada políticamente y así debe mantenerse. Trabajaremos con los gobernantes que los ciudadanos elijan este próximo 27 de octubre y buscaremos alianzas estrechas con los Gobiernos de Bogotá y Cundinamarca.

 

  • La CCB o es solo una entidad de registro, lo cual es ya bastante importante, es además un factor de transformación urbana, social, económica y cultural de Bogotá y la Región. Seguiremos adelante con entusiasmo apoyando esas plataformas planes y programas que hoy existen y que hacen de la CCB no sólo la casa de los empresarios sino también de artistas, diseñadores, ambientalistas, músicos, emprendedores e innovadores sociales. Esta institución se debe a sus empresarios y precisamente por ellos se ha convertido también en un actor fundamental en la transformación positiva de nuestra ciudad y nuestro departamento, por si misma, y a través de sus filiales. Seguiremos siendo una entidad activa, que facilite el diálogo cívico y gestionaremos medidas para facilitar el entorno de los negocios en Bogotá y en la Región.

 

  • La CCB deberá enfocarse en el fortalecimiento de las empresas y buscaremos trabajar para la base de la pirámide ampliando y perfeccionando el portafolio de servicios que la CCB ofrece, buscando siempre su ampliación y la construcción de soluciones que permitan accesos remotos, ágiles y eficaces.

 

  • Agradezco a la Dra. Mónica su amabilidad durante este año que he estado en la junta y su generosidad para llevar a cabo un empalme constructivo que permita a la CCB un periodo de transición sin dificultad alguna.

 

  • Quiero finalizar diciendo que el ánimo emprendedor me ha acompañado toda la vida. Durante el colegio, en algunas ocasiones con más éxito que en otras, fui vendedor de sánduches, camisetas y más tarde corbatas que dejaba en almacenes bajo la modalidad de consignación. Trabajé durante no pocas vacaciones como galponero en la granja de mi papá quien tenía una empresa avícola. Recientemente tuve una experiencia divertida cuando fui a matricular a mi hija en el colegio y la directora de admisiones me reconoció, no propiamente por haber sido congresista u opinador matutino por casi 10 años, sino por cuenta de haberle vendido a su mamá hace casi 25 años la más revolucionaria aspiradora de la época. Como consejero presidencial creamos los Encuentros de Productividad Juvenil que crecieron a partir del germen de Expocamello y participamos en la puesta en marcha del fondo emprender que hoy financia cientos de nuevas ideas. Cuando me retiré de la política, más de nueve años atrás, cree mi propia empresa que nació, como muchos otros emprendimientos, en la sala de la casa.

 

Por todas estas razones siento que comprendo a los empresarios y sus preocupaciones. Soy uno de ellos. Y sólo me resta decir, que como emprendedor, trabajaré sin descanso, para que, a muchos como yo, les lleguen también las extraordinarias oportunidades que la CCB ofrece, y así puedan también cumplir sus sueños.

Nicolás Uribe Rueda

Abogado de la Universidad de los Andes, con estudios en Política Internacional en American University de Washington D.C., y Política Pública de la Escuela de Alto Gobierno de la Universidad de los Andes. Máster en Acción Política y Participación Ciudadana en el Estado de Derecho del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, la Universidad Rey Juan Carlos y la Universidad Francisco de Vitoria. Consejero Presidencial 2002-2004 y Representante a la Cámara por Bogotá entre los años 2006 y 2010. Consultor en Asuntos Públicos y de Gobierno a través de su firma Valure, fundada en 2011. Panelista de Blu Radio y columnista de El Espectador

Los comentarios están cerrados