5 JUN 2015 – 11:00 PM

Nicolás Uribe Rueda

INTERESANTE DEBATE HA quedado abierto esta semana con ocasión del comunicado conjunto del Gobierno y las Farc en donde relatan un nuevo acuerdo alcanzado en La Habana, esta vez, sobre las reglas, mandato y composición de una Comisión para el esclarecimiento de la verdad, la convivencia y la no repetición.

Y a pesar de que son más de 40 las comisiones de la verdad que se han creado desde los setentas para esclarecer violaciones a los derechos de miles de personas en el mundo entero, es claro que no existe cosa tal como un listado de requisitos indispensables y criterios mágicos para anticipadamente predecir el éxito, legitimidad y aportes de una Comisión al cumplimiento del derecho a la verdad que tienen las víctimas como parte de los compromisos derivados de un acuerdo político de paz.

En el caso colombiano, sin embargo, debe haber claridad meridiana sobre el verdadero papel que ésta tiene en el marco de la terminación del conflicto y particularmente relevante resulta tener certeza de que su existencia no sustituye la justicia ni es un mecanismo para obviar los procesos judiciales de quienes deben responder por graves violaciones a los derechos humanos. Bien lo ha dicho el negociador De La Calle, la verdad no mata la justicia.

La Comisión debe ser un escenario   de buena fe que permita comprender las dimensiones del conflicto y sus causas, así como sus más siniestras consecuencias, que ayude a comprender el contexto de la guerra y no omita factores que permitieron que se expandiera territorial y temporalmente. En ella deben tener cabida relatos que complementen la verdad judicial que surja del procesamiento de los más grandes criminales y debe buscar sobre todo satisfacer la necesidad de las víctimas y de la sociedad en general, de conocer exactamente los hechos que condujeron a la realización de toda clase de ataques contra la población por parte de los grupos guerrilleros, así como también los excesos y arbitrariedades que ocurrieron por parte de agentes del Estado.

Este debe ser un escenario de rendición de cuentas integral y de honestos actos de contrición y arrepentimiento por parte de perpetradores de graves violaciones de derechos humanos. Confesiones que sean útiles para la construcción de la verdad y la reparación de las víctimas. Debe ser un espacio sobre todo en donde se permita a las víctimas ser escuchadas sin estigmatización y sin escepticismo y donde encuentren consuelo frente a la incertidumbre que ha significado para ellas años enteros de disculpas, evasiones y estrategias de confusión, que han impedido conocer la realidad sobre los hechos generadores de violencia.

Nuestra Comisión de la Verdad no puede convertirse en un instrumento de propaganda política ni de justificación de la violencia y debe tener el cuidado de no enredarse en la intención de culpar a individuos por fuera de los procesos judiciales. Al mismo tiempo, el relato de la verdad por parte del victimario deber ser el camino adecuado, previo y necesario, para el proceso judicial y un prerrequisito indispensable para aspirar a la aplicación de la justicia transicional.

Verdad y justicia van de la mano, ambas aportan a la paz. Son ambas necesarias para la reconciliación y complementarias para terminar el conflicto. El gran reto es que esta Comisión no se convierta simplemente en una dimensión, en un escenario adicional para la confrontación.

 

 

Nicolás Uribe Rueda

Abogado de la Universidad de los Andes, con estudios en Política Internacional en American University de Washington D.C., y Política Pública de la Escuela de Alto Gobierno de la Universidad de los Andes. Máster en Acción Política y Participación Ciudadana en el Estado de Derecho del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, la Universidad Rey Juan Carlos y la Universidad Francisco de Vitoria. Consejero Presidencial 2002-2004 y Representante a la Cámara por Bogotá entre los años 2006 y 2010. Consultor en Asuntos Públicos y de Gobierno a través de su firma Valure, fundada en 2011. Panelista de Blu Radio y columnista de El Espectador

Los comentarios están cerrados