Columnas Varios Medios

Revista Semana – Enero 24 2018

 

boceto-59

A cuatro meses de la primera vuelta electoral, todavía no están siquiera definidos los candidatos que llegarán a mayo, y entre el montón de aspiraciones que ya afortunadamente han venido decantándose, por lo menos cinco, de acuerdo con las encuestas, tendrían posibilidades reales de llegar a la Casa de Nariño.


Y si bien hay muchos factores que servirían para analizar el probable comportamiento del electorado respecto de los candidatos, la categoría que se impone en la opinión es la de etiquetar a cada cual en la izquierda o la derecha. Lo anterior, no solo por la costumbre, sino también por la herencia polarizadora del plebiscito y por los propios coqueteos públicos de los candidatos con sus afines ideológicos en el proceso de formación de coaliciones. Debemos reconocer que, aunque a la gente le importa mucho el empleo, la salud y la lucha contra la corrupción, es difícil encontrar algo que entusiasme y apasione más al electorado en las actuales circunstancias que el proceso con las Farc y todas sus derivaciones.


Así las cosas, la derecha llegará a la primera vuelta con Germán Vargas y el candidato que resulte ganador de la coalición de los expresidentes. Las encuestas, más temprano que tarde, definirán la supervivencia de Viviane Morales y de Juan Carlos Pinzón.


Aunque variopintos, son muchos más los candidatos que se disputarán los votos de la izquierda: Petro que obtuvo 1,4 millones en 2010 y luego fue alcalde; Clara López que logró 2 millones en 2014 y De la Calle que ganó la consulta liberal con 365.000 sufragios. También está Fajardo, que puntea en las encuestas, y quien, sin haber hecho gobiernos de izquierda, quedó matriculado irremediablemente en esta línea cuando convirtió a Robledo y a Claudia López en sus principales escuderos.

Pulzo le recomienda algunos de los columnistas más importantes del país, en los principales medios nacionales.

sitiosargentina.com.ar

Hay tendencias y posibilidades de negocios en Internet que no han llegado al país, para las cuales no está preparado

Una de ellas es la del intercambio y uso colaborativo de bienes y servicios, mediante la cual es posible acceder a ellos a manera de alquiler, como en el caso de compartir desde habitaciones, automóviles, jardines para sembrar, herramientas para el hogar y todo tipo de objetos. “Ya veremos cuál será la reacción del Estado colombiano frente a esta consecuencia inevitable de la tecnología y de la conectividad que tanto ha promovido”, escribe Nicolás Uribe Rueda en su columna “Consumir compartiendo”, en El Espectador.

 

http://www.pulzo.com/medios/299226-colombia-es-principiante-en-comercio-online-y-otras-4-opiniones-para-que-se-forme-la

 

El Gobierno fue el autor o coautor del 43,5% de los proyectos aprobados durante el cuatrienio. 128 iniciativas que no agotaron su trámite deberán ser discutidas por el nuevo Legislativo.

2014-07-05 08.30.33
Foto de la Publicación de El Espectador
El nuevo Congreso iniciará labores el próximo 20 de julio, tras la instalación oficial por parte del presidente Juan Manuel Santos.

 

Sobre el Congreso que termina se ha discutido ya bastante desde el punto de vista cualitativo. Los colombianos conocen y deliberan con frecuencia acerca de las leyes aprobadas y también participan de manera cotidiana en el debate sobre aquello que seguirá pendiente en la agenda de reformas. Sin embargo, poco sabemos desde el punto de vista cuantitativo. Ignoramos cuáles son las prioridades regulatorias de los partidos y su eficacia en la tarea legislativa.

Por:  

Nicolás Uribe Rueda

@NicolasUribe

El Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción  de una paz estable y duradera, que es el nombre que se ha dado a la agenda que negocia el Gobierno con las Farc, tiene como tercer elemento de discusión el problema de las drogas ilícitas. En él se intenta llegar a acuerdos sobre los programas de sustitución de cultivos, recuperación ambiental por fumigaciones, programas de prevención y promoción de la salud y plantear una solución al fenómeno de la producción y comercialización de narcóticos.

El asunto vale la pena analizarlo en detalle por diversas razones. En primer lugar, porque la sola inclusión del tema en la agenda de negociación es un reconocimiento explícito de las Farc sobre su vinculación al narcotráfico, y en segundo lugar porque de firmarse un acuerdo, éste puede ser un elemento relevante en la reducción de la violencia, de la corrupción, del desplazamiento y de tantos otros males asociados al negocio de la droga.