Mes: junio 2015

19 JUN 2015 – 7:53 PM

NIcolás Uribe Rueda

Las Farc no firmaron la paz cuando enfrentaron a un gobierno fuerte ni cuando tuvieron uno débil y acorralado como interlocutor.

No aprovecharon su momento de superioridad para lograr un acuerdo que los favoreciera y tampoco aceptaron un sometimiento por cuenta de su debilidad política y militar. A las Farc parece no servirles ningún tipo de proceso: No les gustó el Caguán y sus 42 mil kilómetros, ni Caracas, ni Tlaxcala ni parecen sentirse cómodos tampoco con los mojitos de La Habana. A la guerrilla nunca le alcanza el tiempo para culminar un proceso de negociación y siempre tienen a la mano el argumento de que 50 años de conflicto no se resuelven en apenas unos meses de conversaciones. Las Farc no firmaron la paz cuando todos sus crímenes eran indultables y amnistiables y podrían haber entrado al Congreso, apenas cambiándose el camuflado por un saco y una corbata. Y parece que tampoco lo firmarán ahora, cuando la justicia transicional permite perdonar la base combatiente y condenar solamente a los máximos responsables, incluso a penas mínimas por fuera de establecimiento carcelario.

Por las mesas de negociación han pasado presidentes, negociadores, comisionados de paz, liberales y conservadores, gentes de izquierda, de centro y de derecha. Llegará el papa Francisco y se repetirá la historia. Y es que la voluntad de paz de las Farc no es cuestión de Dios sino del Diablo y por eso les darán la misma medicina que han tomado todos los mediadores anteriores.

JUNIO 19 – 2015 – 07:17 AM / DURACIÓN: 0:13:18

escuchar

Garantes de diálogos de paz Foto: Twitter @FARC_EPaz
Los panelistas de Mañanas BLU discutieron en la mesa acerca de la propuesta del senador de la Alianza Verde Antonio Navarro Wolff, de convocar una figura similar a la ‘Séptima Papeleta’ en la que los colombianos voten si están de acuerdo o no con ponerle un plazo al proceso de paz, que sería del 9 de abril de 2016.
Para Juan Lozano, “el plazo salva el proceso. Se inició sobre la base de un escenario temporal corto, el propio presidente dijo que el proceso iba durar meses y no años, lo que está pasando es también parte del efecto de que Santos en un momento dijo ‘vamos a poner plazos’ y se chupó la idea”, indicó. (Lea también: Nueve meses es suficiente para un acuerdo en 2 puntos que faltan: Navarro Wolff)
Por su parte, Sandra borda manifestó su desacuerdo con la propuesta lanzada desde la Alianza Verde.
“No estoy de acuerdo con el ejercicio de la ‘papeleta’ ni de ponerle plazos al proceso de paz; en primer lugar se acordaron unas reglas del juego para llevar a cabo la negociación, que se han venido respetando. No entiendo cómo tener un plazo podría cambiar o ablandar las pociones entre la guerrilla y el Gobierno”, sostuvo. (Lea también: No tenemos tanta paciencia como los verdes: La U sobre idea de límite a diálogos)
Entretanto, Nicolás Uribe aseguró que “La necesidad de establecer un límite no parte de querer restringir el tiempo de negociación, sino básicamente es un indicador, talvez el más importante, de establecer si existe verdaderamente voluntad de paz por parte de las Farc”.
 5 JUN 2015 – 11:00 PM

Nicolás Uribe Rueda

INTERESANTE DEBATE HA quedado abierto esta semana con ocasión del comunicado conjunto del Gobierno y las Farc en donde relatan un nuevo acuerdo alcanzado en La Habana, esta vez, sobre las reglas, mandato y composición de una Comisión para el esclarecimiento de la verdad, la convivencia y la no repetición.

Y a pesar de que son más de 40 las comisiones de la verdad que se han creado desde los setentas para esclarecer violaciones a los derechos de miles de personas en el mundo entero, es claro que no existe cosa tal como un listado de requisitos indispensables y criterios mágicos para anticipadamente predecir el éxito, legitimidad y aportes de una Comisión al cumplimiento del derecho a la verdad que tienen las víctimas como parte de los compromisos derivados de un acuerdo político de paz.

 22 MAYO 2015 – 11:00 PM

Nicolás Uribe Rueda

DURANTE LOS CUATRO AÑOS DEL pasado Congreso se radicó más de un proyecto cada día y se aprobaron en promedio 1,6 proyectos a la semana. Específicamente de hidrocarburos, minería y energía fueron 33 las iniciativas presentadas y cuatro las que a la postre se aprobaron.
La agenda regulatoria de minas y energía en el primer año del actual Congreso también ha sido intensa. Hoy surten trámite  legislativo más de 46 proyectos que impactan los sectores minero y petrolero desde la perspectiva sectorial pero también desde las órbitas laboral, social, ambiental y tributaria. Se destacan entre ellos un buen número de iniciativas que introducen prohibiciones o modificaciones para preservación, conservación y regeneración de ecosistemas estratégicos, diferentes proyectos orientados a cambiar las reglas de juego para el licenciamiento ambiental, así como iniciativas cuyo reiterado propósito es el de aumentar el government take. Proyectos que buscan crear por ley mecanismos de responsabilidad social empresarial o la expedición de una licencia social por la vía administrativa ya no son extraños y empiezan a despuntar también algunos  que impiden actividades petroleras offshore. El tratamiento del agua y su utilización, así como el establecimiento de restricciones constantes para el aprovechamiento del recurso hídrico por la industria, son una constante. Los debates de control político durante el último año se han incrementado de manera exponencial y el fracking, la autosuficiencia petrolera, el licenciamiento ambiental y los mal llamados “beneficios tributarios”  para el sector han ocupado bastantes sesiones del Congreso. No hay que olvidar que en el marco de las discusiones de la reforma tributaria y el plan de desarrollo se presentaron decenas de proposiciones e intervenciones orientadas a promover el incremento de impuestos o a establecer limitaciones para el desarrollo de la actividad.