Mes: enero 2014

Nicolás Uribe Rueda

Desde todos los puntos cardinales de la opinión nacional parece estar madurando la idea de convocar una asamblea nacional constituyente.

Con argumentos y propósitos distintos, e incluso en medio de acusaciones sobre oscuros intereses, los actores políticos más relevantes de la vida nacional empiezan a estar de acuerdo, tal vez sin querer, en que existe un bloqueo institucional que impide las reformas constitucionales que Colombia necesita a través del Congreso. Es un hecho notorio, por ejemplo, que desde el Capitolio Nacional es imposible sacar adelante una buena reforma a la justicia, que sólo será viable si la deliberación es pública y transparente, consensuada políticamente y libre, es decir, en ausencia del temor de los congresistas a las posibles represalias por sus votos.